• Banner Soy Falladito
RECONOCIMIENTOS Y DISTINCIONES

 

1993

  • Colegio de periodistas del Perú por El Retorno -1993

1998

  • Moción de Saludo del Congreso de la República por “Rosa Negra”  1998

2000

  • Reconocimiento de la Casa del Poeta del Callao. - Invitación del Instituto Nacional de Cultura de Ancash – Huaraz y Yungay  - 2000

2001

  • Moción de Felicitación del Congreso de la República .por Los Hijos del Ande – La Honda, La Tajlla y El Varayoc. 2001
  • Felicitación de la Embajada de USA por el libro Los Hijos del Ande cuya narrativa captura la atención del lector. 2001

2002

  • Reconocimiento de la Universidad Tecnológica del Perú por su labor de creación y difusión cultural en el campo de la literatura. 2002
  • Distinción de la Asociación Nacional de Escritores y Artistas– ANEA –   como El Mejor Escritor del Año 1998

2003

  • Biblioteca Nacional del Perú con motivo de la presentación del Libro Soy Peruano – Poemas al Perú. 2003
  • Organizador, con la Municipalidad de Lima y la Universidad Tecnológica del Perú del Homenaje a César Vallejo en  el Teatro Segura el 15 de Abril del 2003.

2004

  • Agencia de Publicidad “AÑOMJ” Diploma de Honor en Arte Poético 2004.

2008

  • Reconocimiento y presentación del CD – CANTA PERÚ - por La Universidad Tecnológica del Perú - 2008.

2009

  • Diploma del Recital Internacional – Voces de la Poesía – 2009
  • Diploma de Caras de La Cultura como Creador Literario y Compositor Musical. – 2009

2012

  • VI Festival Internacional de la Poesía Palabra en el Mundo 2012

2013

  • VII Festival Internacional de la Poesía por La Paz 2013
  • Agradecimiento de la Embajada de Guatemala por su Colaboración Participación y Presentación del Libro Viaje a la Belleza de lo Increíble en la Feria  “San Isidro Abre sus Puertas al Mundo”. 2013
  • Agradecimiento de la Embajada de Guatemala por su Colaboración Participación y Presentación del Libro Viaje a la Belleza de lo Increíble, destacando la Belleza de Guatemala y su Maravilloso legado Cultural, en la Feria  Internacional del Libro 2013 en Jesús María.

2014

  • Diploma de La Casa de La Literatura Peruana por su Narrativa Poética
  • Distinción por su trayectoria Literaria e invalorable participación en las actividades culturales del Club Social Miraflores y Premio “La Palabra en Libertad” otorgado por “La Sociedad Literaria Amantes del País”

1

Sigue al Sol y tendrás luz.

 

CLUB SOCIAL MIRAFLORES -  DIC. 17 / 2014

 

DISTINCION AL POETA Y ESCRITOR ROGER CASALINO CASTRO POR SU TRAYECTORIA LITERARIA E INVALORABLE PARTICIPACION EN LAS  ACTIVIDADES CULTURALES DEL CLUB Y
PREMIO “PALABRA EN LIBERTAD” OTORGADO POR
“LA SOCIEDAD LITERARIA AMANTES DEL PAIS”

 

2
3

 

DISCURSO POETICO DE AGRADECIMIENTO DEL
SR. ROGER CASALINO CASTRO

SR. JUAN PEDRO CARSELEN, PRESIDENTE DE LA COMISION DE ACTIVIDADES CULTURALES  DEL CLUB SOCIAL MIRAFLORES- SR. JOSE BELTRAN PEÑA, PREDSIDENTE DE LA SOCIEDAD LITERARIA AMANTES DEL PAIS – SRA MARGARITA COTITO  CIUDAD, TAMBIEN DISTINGUIDA HOY POR SU TRABAJO LITERARIO Y GRAN CALIDAD HUMANA, AMIGOS POETAS E INVITADOS ESPECIALES:

 ESTAMOS EN UNA NOCHE DE POESÍA Y AMISTAD,  DE REENCUENTRO Y ARMONIA.  TOMANDO EL TIEMPO QUE SE ME HA CONCEDIDO, ABUSARE DE SU PACIENCIA PARA DECIR ESTAS PALABRAS DE AGRADECIMIENTO DE MANERA POETICA  A MI ESTILO PERSONAL.

 

                            ¡Hay tantas cosas por decir!...
que da pena no decirlas.
¡Hay tantas cosas por hacer!...
que son una esperanza.
¡Hay tantas cosas para recordar!...
que me llenan de orgullo.
¡Hay tantas cosas para defender!...
que me siento obligado.

 

 

PARA COMENZAR LES DIRE DE DONDE VENGO

                Nací en el campo en tierra fértil,
Donde crecí sereno y con raíces firmes,
Luego fui trasplantado con dolor.
Pero mis raíces quedaron enterradas,
Asidas con fuerza a la entraña de esa tierra…
Que no puedo olvidar.

TAMBIEN LES CONTARE  LO QUE SOY

                        Dueño soy de un pedazo de tristeza del ayer.
Dueño soy de mis sueños de ilusión.
Dueño soy de los errores cometidos .
Dueño soy de mis propias esperanzas.
Dueño soy de mi al recordar…
las cosas que he vivido.

ALLA EN EL CAMPO APENDI MUCHAS COSAS

Del caballo aprendí a tener nervio
Del águila a ser paciente
y atacar con las garras   abiertas
Del gallo a luchar hasta la muerte-           
Entonces vi un picaflor…
y aprendí que todo es posible
Mas, cuando vi la paloma….
Comprendí el amor.

¡ENTONCES EL CABALLO ME DIJO EMOCIONADO!
El tiempo tiene mi nombre...
porque estoy presente en las historias grandes,
de Barrabás y César, de Napoleón y Atila.
Fui señor en las cruzadas y virrey de la conquista;
fui vencedor de los Andes y amo de las pampas;
galopé el lejano oeste con un indio a mis espaldas
correteando búfalos...
arreando ganado por vastas praderas,
asaltando bancos, persiguiendo trenes, 
porque soy un dios...y no tengo fronteras

DURANTE LAS FIESTAS LLEGABA AL MI PUEBLO –ACARI NATURALMENE- UN IQUEÑO, ARREANDO UN BURRO CARGADO CON DOS BARRILES DE TAMAÑO MEDIO QUE CONTENIAN PISCO,. AL VER COMO LOS MAYORES LO DISFRUTABAN, PENSE

                   Llegaron las cepas de allende los mares
para tomar el sabor de esta tierra,
bebieron de ella la gloria que encierra
para adornar con sus frutos museos y altares.

De ellas se extrajeron nobles aguardientes,
pero al saborear los de uva quebranta
se le llamó Pisco y fue la dicha tanta
por ese sabor que queda en los dientes.

El Pisco es el fruto de valles costeros,
del viento en paraca que llega del mar,
que nos da alegría que nos hace cantar,
que nos habla de patria y de amores sinceros.

El Pisco es suave y ardiente, lleno de virtud,
alma en las jaranas, nos jala el sombrero,
es polca y es vals, marinera y tondero.
¡Brindemos con gusto una copa de Pisco! ¡Salud!
                   ¡Una copa de Pisco que grita Perú!   

LUEGO, CUANDO YA MAYOR, ME ATACARON LOS SENTIMIENTOS,  ME PREGUNTE, QUE QUIERO  SER, O NO SER

               No quiero ser un Bécquer
sufriendo mis rimas por un amor que no llega.
Tampoco quiero ser un Vallejo
sufriendo mi nostalgia entre versos hermosos.
Quiero ser el presente de la vida,
llevar alegría a las almas perdidas;
como un niño la entrega entre lágrimas y risas;
como una madre la lleva en su seno prodigioso,
bendito de Dios, colmado de bueno.

SIN EMBARGO, LA RAZON INTERVINO

Hay cosas que el ser humano no quiere recordar,
como la vez que perdonó,
como la vez que prodigó afecto,
como la vez que tendió la mano abierta.

PERO  LA VERDAD SE IMPONE

             Nadie es tan grande que no pueda sucumbir,
a las presiones y bondades del entorno;
las adulaciones, al estrés y las pasiones. 
Cada gota que hoy parece milagrosa...moja al fin,
Cada flor que nos llena de alegría...da tristeza,
Cada éxito que hoy nos satisface...nos arrastra.

POR  TODO LO APRENDIDO, ME ATREVO
A DARLES  UN CONSEJO

                         *  Haz un niño feliz     
y harás de él un hombre feliz.
*  Haz un niño responsable
y harás de él un hombre digno.
*  Haz un niño con visión de futuro
y harás de él un hombre sabio.
*  La vida está en la tierra,
de ella aprenderás la filosofía
que te señala el camino.

*  En tus tribulaciones busca una flor,
y verás en ella cómo la vida continúa...    
y qué bella es.  
*  En tus arrebatos,  mira la tierra, sé humilde
y serénate.
*  En tus alegrías, observa el firmamento,
sonríe y comparte ese don con los demás.  

ENTONCES,  DESDE  LAS ESTRELLAS  LLEGO LA INTELIGENCIA CON UN MENSAJE  DE SPERANZA DICIENDO

            Tomaré una hembra de labios carnosos,
De seno robusto,
De piernas hermosas y fuertes
Para hacer con ella al nuevo poblador
De esta tierra fértil de lluvias y vientos
De sol y de sombras,
De belleza abrupta que sugiere versos,
Que invita a la vida, que invita al amor.

EMOCIONSDO,  HICE MI  TESTAMENTO
El día que yo muera, ya lo he dicho,
las águilas volarán sobre mi tumba,
los halcones vigilarán los cielos.
Un cóndor majestuoso se posará sobre mi cruz
entre dos pumas silenciosos...
para cuidarme eternamente.

Será mi muerte....
sólo un hito feliz en el principio,
sólo el comienzo...
de una etapa consecuencia de una vida,
soportada y mecida en el columpio,
de penas y alegrías... sube y baja.

Se romperá el hechizo de lo oculto,
se abrirán las tumbas, serán libres los versos,
me llenaré de poesía...
Tendré un cielo hermoso en la alborada
de una muerte que bendice mi existencia,
para gozar de un parnaso esplendoroso.

Recordaré lo que es ser un niño tierno
riendo al impulso de mí mismo
al vivir cada presente ilusionado.
Recordaré los momentos placenteros,
el amor de los míos, con cariño,
y la gloria del bien que haya sembrado.

Quiero hacer tantos versos... que me olvido,
pero no puedo olvidar que quiero tierra;
que debo devolver la que he tomado
de la madre que me dio toda la vida,
con la que tengo una deuda de respeto

y a la que debo abrazar toda la muerte.

Quiero hacer tantos versos...que me olvido,
versos de amor, de odio, de dolor,
que no quisiera que por mí jamás se llore.
Aquellos que requieran mi presencia,
deben pensar que en sus luchas y dolor,
estaré presente en su conciencia.

Se de la vida... tantas cosas, 
que recuerdo cada bien que he recibido,
cada flor de felicidad que me han brindado. 
He sido tanfeliz en el cariño
al gozar tiernamente en el amor...
que a cada quien devolveré el que me ha dado.

Seré feliz entonces, para siempre,
donde la luz es el origen de lo bueno.
Trataré que los malvados no hagan daño,
que no destruyan lo santo de esta tierra...
evitaré que la mediocridad y la ignorancia...
puedan sumir mi genio en el olvido.

LUEGO UN DÍA,  SENTI EL INFLUJO DE VALLEJO. Y COMO TRANSPORTADO A OTRA DIMENSION ESCRIBI

¡Ahh!...
Yo conocí a Vallejo,
muy adentro, aquí, en lo profundo del alma.
Le reclamé entonces...
¿Por qué tan joven has muerto?
Cuánto talento perdido,
tantos versos al olvido.
Me respondió pensativo:
Fue mi dolor tan inmenso
al escribir cada verso...
Fueron de sangre mis lágrimas
en la hiel de mis amores...
Exudé el clamor de los pobres,
degusté de las migajas,
bebí del cáliz del dolor ajeno...
mi corazón lo di a un niño,
le debía el alma a mi madre...
y yo debía morir...
quería que fuera un jueves,
lo hice en un Viernes Santo
de un gris Abril en París.
Hoy es quince de Abril, apenas,
año trunco de esperanzas truncas,
cuántas flores marchitas
de camino al cementerio.
Vallejo se va...

Se va para Momparnase,
a saldar un compromiso
con los poetas ilustres,
Con los genios de la musa,
con las letras eternas...
Mil generaciones de poetas,
épicos cantando gloria,
románticos amando,
líricos alabando al genio.
Pluma en mano, con fervor,
marcan el rumbo de la humanidad,
hacia futras conquistas.
Para creer en Dios...
para salvar al mundo.

Vallejo al Campo Santo va,
en carroza negra,
rodando sobre  ruedas blancas;
amigos... pocos
mujeres... sólo una que lo llora,
ritual... simple,
idioma... extranjero,
se olvida el Quechua natal.

“Piedra Negra sobre Piedras Blancas”
parten los “Heraldos Negros”
y convertido en “Masa”
todo queda en un “Idilio Muerto”
Humilde séquito lo entierra,
inmensa multitud lo aclamará después,
la inmortalidad será su gloria.

Vallejo ha muerto...
Supo vivir cuando fue vida,
supo morir cuando fue muerte,
el resumen de su ser,
está en cada verso,
hay en ellos tanto...

Hay tanto hermanos...
Hay tanto que aprender en ellos

Y CUANDO  ME DI CUENTA,  ESTABA FRENTE A UN TELEVISOR Y  LA MODERNIDAD ME DIO UNA BOFETADA DE ESAS QUE VOLTEAN LA CARA.

 

La televisión la intimidad invade,
domina el instinto, lo avasalla.
Nos hace víctimas del artificio,
de la insatisfacción y del deseo.
La familia olvida la tertulia,
no se comunica... no conversa.
Nuevos vicios dan calor al alma.
Las tarjetas de crédito de colores
llegan como solución con dependencia,
son la mano en el bolsillo ajeno.

El anticristo bancario invierte la parábola,
y cinco mil, dan de comer a uno.
El contrato obliga.
La verdad amarga surge
de la encrucijada de la pequeña letra.
Cómplice de la agonía permanente,
el ladrón se oculta en el inciso,
donde la Ley disimula su tristeza,
obligada a ver de un sólo lado.

Bendita ley para quien de ella se vale
entre escritos, papeles y argumentos,
para hacerse rico, digno y elegante.
Maldita ley para quien lucha, dale y dale,
por un pan, abrigo y otros elementos
para olvidar su mundo de indigente.

La ley jamás induce.. ella obliga.
La ley jamás nos pide... nos impone.
La ley jamás indica... ella exige.
La ley jamás es buena... es la ley.
La ley jamás es justa... es humana.
La ley jamás es mala... sólo es ley.
Legalidad...  Nuevas leyes...
corruptos nuevos.
Igualdad...   Nuevas esperanzas...
Frustraciones nuevas.
Fraternidad... Nuevos pobres,
nuevos ricos.

ME REVELE Y ME SENTE EN EL SUELO A RECORDAR EPOCAS PASADAS, Y PENSE EN PACHAQUTEC QUIEN ME DIJO
¡Conquistaré nuevas tierras,
las proveeré de agua
y enseñaré a cultivarlas!
Pues donde pisen mis llamas...
La cosecha será buena.

Enseñaré que la tierra es la madre que sustenta.
Enseñaré que el trabajo es la fuerza que protege
Enseñaré que la familia es la fuerza que perdura

 

Y HABLE CON MANCO CAPAC  QUIEN  EN SILENCIO ME  CONTO UNA HISTORIA

Cuando en la noche la Luna coqueteaba con el Sol
y se ponía rosada por las cosas que escuchaba,
el quechua que sí quería y la chola que se oponía,
hacen del amor un juego cuando el trueno retumbaba
para engendrar nueva vida al Incanato del Sol.

 

Quiero recordar el tiempo que mi memoria rebasa,
tiempo que fuera de fuerza, de sudor y de trabajo,
tiempos que fueron la base de constancia y armonía,
para que después más tarde se construya desde abajo
un Incanato que corone la grandeza de su raza.

Quiero saber cómo hiciste para enfrentar a los pumas
cómo sobreviviste al frío, a víboras y alimañas,
cómo cuidabas tus hijos, tus animales, tu siembra,
en simultáneo luchabas, sintiéndolo en tus entrañas
al grito de gavilanes que te ofrecían sus plumas.

Pero nunca alzaste vuelo y te quedaste en la sierra
para enseñar a los pueblos cómo se siembra la papa,
para enseñarle al mundo que tu tajlla no se quiebra,
demostrando que tampoco a tu inteligencia escapa,
que eres el hijo del Sol... y eres fruto de ésta tierra.

 

Y AL SALIR DE ESE ESTADO  ME DIJE,  RESCATARE
AL PERU PORQUE ES NECESARIO DESPERTAR

 

Amo al Perú de los milenios de cultura.
al Perú que no conoce fronteras ni ataduras.
Amo la aridez y soledad de sus desiertos
y amo el serpentear de los ríos de su selva.

Amo al Perú de cordilleras, y cañones
donde brilla el Sol del incanato,
donde los picos nevados son guardianes
que miran fríos hacia oriente y occidente.

 

Soy peruano porque así lo quiso el tiempo,
soy tan peruano como las minas y el petróleo,
como las aguas de sus ríos al caer;
les doy mi sangre como ellos las dan al amazonas

Soy del Perú del Cusco y Machu Picchu,
de sus tradiciones, Iglesias y balcones,
¡De la costa, de la selva y de la sierra!
¡Soy un peruano que ha vivido su Perú!

ENTONCES, PARA MIS ADENTROS,
ME DIJE GRITANDO DE EMOCION

Es mi Perú fina estampa de un caballo pajarero,
mi Perú repiqueteando con alegría los cascos,
es el chalán caminando entre lomas y peñascos,
es mi Perú la hermosura, por eso tanto lo quiero.

Mi Perú que es marinera, valses, polcas y tondero,
mi bandera es mariposa revoloteando en el prado,
es mi Perú resbalosa, es festejo y lo bailado,
es el cajón, las guitarras y ese bordón jaranero.

Música andina que trina el charango alborotado,
música linda que canta silbando mística quena,
musa que me trae el viento que me libra de condena,
que me dice que el Perú, es un país encantado.

    
Y BUENO, DESPUES DE ESTE DIVAGAR POR EL TIEMPO, ME DI CUENTA QUE ESTOY VIEJO,  PERO  MI ALMA, SIEMPRE JOVEN, ME DIJO QUE AUN SOY UN NIÑO

Ilusión... Ilusión...
Llévanos tan lejos como tú lo quieras,
por bosques hermosos, de verde y de grana,
donde pajarillos nos digan mil cosas
al son del murmullo de aguas cristalinas,
donde la alegría que vive el ambiente,
¡Nos haga felices!...¡Nos llene de gozo!...
¡Pidiendo al oído!... ¡Nunca despertar!

 

GRACIAS AMIGOS POR ESCUCHARME CON ATENCIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

http://1.bp.blogspot.com/-wt76EDodm5c/Uo58JgLDCAI/AAAAAAAALk0/fOR5-kdqmto/s1600/picaflor+comun+3.jpg
Cuando vi el Picaflor, aprendí que todo es posible

 

 

DISCURSO POETICO DEL POETA Y ESCRITOR ROGER L. CASALINO CASTRO DURANTE LA PRESENTACION DEL POEMARIO “MIS HUELLAS     “ DE LA POETA Dra. LIDIA IRENE VASQUEZ RUIZ EN LA CASA DE LA LITERATURA

                                LIMA, ENERO 21 DE 2015

           

 

  • Agradezco la presencia de las personalidades que dan realce a la presentación del poemario Huellas de la poeta Dra. Lidia Irene Vásquez Ruiz, quien ha tenido la cortesía de invitarme y concederme unos minutos para dirijirme a ustedes señoras y señores poetas y amigos presentes.
  • Sr. José Beltrán Peña – Presidente de la Sociedad Literaria Amantes del País
  • Sr. Dr. Danilo Sánchez – escritor  y Presidente de Capulí, Vallejo y su Tierra.
  • Sr. Dr. Wualter Vásquez – Past Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la República y del Poder Judicial
  • Srs. Poetas: Juan Villena

                            Diego Vicuña
Eriberto Galindo

 

Para empezar les diré unas palabras extraídas de mi libro Rosa Negra. Una amiga que va más allá de la vida, con quien sostengo algunos diálogos muy interesantes.

Rosa Negra es la necesidad básica de la renovación de la actitud humana hacia un futuro siempre perfectible. Es el avance hacia la ley universal de la purificación del alma, que como energía fundamental, permanece en el tiempo mientras la biología cumple inexorablemente cada ciclo natural.

A través de Rosa Negra, la naturaleza nos impone normas simples pero definitivas. Nos obliga a ser conscientes de nuestras responsabilidades por el hecho real de ser parte del Universo. Adicionalmente nos recuerda que, como seres inteligentes, somos parte de la comunidad celestial de ángeles que deben cuidar, proteger y conservar el desarrollo de la vida en todas sus formas.

Aquellos que en el pasado se creyeron semidioses,       -falsos y engreídos- se equivocaron en el manejo de su seudo divinidad y fueron crueles e inclementes, deshonestos y esclavizantes. Hoy cambiaron sus nombres por los de narco-jefes, políticos y magistrados; generales, asesores y otros que igualmente equivalen a los treinta mil dioses del Olimpo, donde la mayoría eran y son malos o falsos lujuriosos.

Ante la presencia del tercer milenio, al que llegamos con la expectativa generada por los avances tecnológicos de los últimos años, la posibilidad de equivocarnos nuevamente, es tan grande y está tan a la vista, que no dudo en invitarlos a la reflexión sobre lo que Rosa Negra nos enseña con sus mensajes de amor, para que tengamos PAZ... por un milenio, y para que dejemos de ser unos miserables.

   

 

                 

                El  Milenio

Sumido en la penumbra de mis penas,
quiero renacer a la luz de la alegría;
quiero evitar el destierro del olvido
al sembrar de ilusiones el camino,
para reverdecer los campos de la vida.

Quiero la gloria en el umbral de un nuevo día
cuando deba partir al infinito,
donde la ausencia de edades y fronteras,
dejan gozar del cielo a los humildes,
que tratan de sacar a otros del infierno.

Quiero gloria para tomar mi lugar en el Olimpo
y compartirla en un coloquio con los dioses;
convencerlos que divino es dar consuelo
a los que viven la angustia del despojo,
y a los que sufren...ignorar que no son nada.

¡Vamos! dioses de la crueldad y de la guerra,
la lujuria, la vanidad, la borrachera;
ha llegado el momento de los nobles,
los cariñosos, los que dan la vida entera,
por despertar el amor del ser humano.

¡Vamos! dioses terribles del terror,
es necesario arriar esa bandera,
porque un tercer milenio nos espera.
Hay tanta gente en la tierra que ahora cree,
que el Olimpo se ha convertido en el infierno.

¡A despertar! que ya no somos más un mito,
somos reales en un mundo que se agita,
donde hay nuevos dioses dominando voluntades;
la tecnología, el poder, la economía;
que atropellan el honor...las libertades.

Tercer milenio...¿Qué serás si no cambiamos?
si no aportamos las fuerzas que controlen
todos los males que engendrarán las ambiciones;
los excesos, las maniobras y la droga,
harán un diablo de cada dios aquí en la Tierra.

¡Baco, Marte, Venus y Afrodita!
yo se que hay mucho de bondad en cada uno;
unámonos los treinta mil dioses del Olimpo
para hacer de la tierra un paraíso,
y obsequiarles la PAZ...por un milenio.

 

        Voy a tener la satisfacción de leer dos poemas, ambos de mi  libro, aún inédito, El Umbral del Infierno, los que reflejan la  actualidad desde varios ángulos.

                    
                                       El Umbral

Llegarás al umbral de lo increíble,
llegarás al umbral del que nadie escapa,
allí donde la inocencia revalida los principios,
donde la razón ya no interesa,
donde el olvido es cuestión de tiempo,
donde los vivos dejaron ya de serlo,
Serás el principio de una vida nueva.
Serás espíritu sin físico ni cuerpo,
tendrás azúcar, sal y agua sin sentir sabor.
Tendrás flores, mas no sentirás su aroma,
tendrás recuerdos gratos mas no tendrás orgullo,
tendrás sentimientos tristes, mas no sentirás pena,
tendrás lo eterno de lo nuevo
mas no irás a ninguna parte.
Estarás quieto en la gloria en un cielo que no gozas.
No en el sentido de la vida.

Comprenderás entonces que el cielo era la tierra,
que la mandaste al carajo, que la miraste sin ver,
Que no apreciaste su aroma,
te empalagaste de dulce,
que no escuchaste su voz,
tuviste las manos limpias,
odiaste pisar la tierra y no palpaste su gloria.
Derrochaste los sentidos en un afán de inconsciencia,
en la fatua complacencia proporcionaste dolor,
te rodeaste de crueldad harto de insatisfacción.

La naturaleza te dio el cielo,
tú infeliz, no lo aceptaste, lo cambiaste.
La naturaleza hizo el cielo más hermoso,
el de la vida con sentido en el suelo que pisabas,
en el campo verde, en los cerros desnudos,
en las flores doradas, verdes, rojas,
en los mil aromas del ambiente,
en los mil sabores de los frutos,
En la música de las cascadas,
de los arroyuelos que fluyen,
en el rodar de las piedras,
en cada murmullo en el remanso.
No viste el cielo en una mariposa,
ni en las caricias de tu madre,
en cada beso de tu amada.

Recuerdas… infeliz…
cómo arrancabas las plantas,
cómo pateabas al amigo,
cómo la mentira te ganó enemigos,
cómo el desdén hizo de ti un miserable.
Recuerdas,,, infeliz…
cómo de la verdad te creíste el dueño,
cómo pensabas en ti y cómo te amabas a ti mismo,
cómo odiabas no ser rico y poderoso,
para disfrutar sin medida.
Para sojuzgar, para ser envidiado,
para ser feliz en la opulencia
de una vida de sabor escandaloso
en la hipocresía del mundo financiero,
en la trampa de los leguleyos.

Cambiaste el valor moral por el valor del dinero,
el que tú inventaste para sumar en los libros
lo que no cabe en los bolsillos,
para oprimir al desvalido sin mover siquiera un dedo.
Al fin fuiste feliz, tuviste un entierro digno de ti.
Llegaste en una carroza negra
jalada por cuatro caballos negros.
Ocho negros vestidos de negro,
pañuelo blanco al cuello,
cargaron tu brillante féretro.
Te llenaron la tumba de aquello que despreciaste.
Flores que no quisiste oler,
cariño que no supiste apreciar,
del dolor que jamás sentiste.
La tierra que despreciaste te llenó la tumba de desprecio.

Y el dinero… aquello que tanto amaste,
quedará cual trofeo para el banquete de los buitres
que olvidarán tu recuerdo.
Ellos maldecirán las migajas que les diste
cuando no fue suficiente para un estómago vacío.
Y tu cuerpo… aquel que llenaste de lujos y decoro.
Ese, en pocos días será pasto de los gusanos
de ti mismo,
que morirán por el veneno de ti mismo,
oh maldición… sin llegar a mariposas.
Triste final para un principio eterno.

Te vi llegar,
al umbral donde llegan todos los caminos.
Maldito de ti, de todo aquello que tocaste.
Parado allí… en el umbral sombrío de tres puertas.
Una decía cielo con letras blancas,
otra decía tránsito con letras negras,
la otra decía infierno con letras doradas.
Yo hacía cola en la puerta del infierno.
Los muchos en la puerta del tránsito.
Los menos en la puerta del cielo.
Un campesino sobre el umbral del cielo sonreía.
Un diácono, sobre el umbral de tránsito…
serio y adusto
Una dama, sobre el umbral del infierno
ofrecía una flor.
Al umbral del cielo, una tras otra,
las carrozas van llegando
conducidas por maleantes en traje a rayas.
Todo el frío que exigieron como pago a su ambición,
será su propio cielo eterno en el frío del dinero,
en la crueldad del maleante,
en la soledad del egoísmo.

Por la puerta del tránsito
ingresan los que se dijeron buenos
los que fungían de serlo, los que inducían a otros.
Los obsesos que hicieron daño
al suponer que eran buenos,
que eran parte de lo santo.
Al cruzar serán juzgados,
recibirán de su infierno, o de su cielo,
aquellos que fueron justos.

Por la puerta del infierno van los que bien amaron,
los respetuosos de la vida natural.
Los humildes que la glorificaron,
los campesinos, frutos de la tierra,
los honestos que lucharon para hacerla florecer,
para no contaminar sus aguas
para no herir sus bondades.

Ellos tendrán un infierno lindo,
un lugar de privilegio,
una razón de felicidad eterna.
Gozarán del aroma de las flores,
del sabor de las cosas agradables,
del cariño sincero, del dulce beso de la amada,
la tersura del seno de una madre,
la bondad de la naturaleza.

 

Así como el polvo vuelve al polvo,
el espíritu se alimenta de la muerte
en el misticismo de la eternidad.

No recuerdo haber nacido,
pero sí… Recordaré haber muerto…
Muerto para la vida…
¡Vivo para la eternidad!

                 Ahora veamos el reveso de la moneda.

                     El Umbral del Infierno

Soy una parte del exigente olvido.
Por mi aspecto duro en mí nadie confía,
y por la fuerza tenaz de mi porfía,
dicen de mí que soy cholo torcido.

Tanto ofrezco de mí a la fértil tierra,
como antes libre y feliz tomé de ella,
siento que en la ciudad mi opaca estrella
no tiene el brillo refulgente que en la sierra.

No es el color de la piel el que margina,
es la ignorancia maldita la que anula,
soy ajeno al color del dinero que estimula,
es el peso amargo de la vida que me inclina.

Simple en mi vida el espíritu se anima
para marchar hacia adelante tercamente
y por el camino sinuoso e inclemente
cargo paciente la familia en mi encima.

Debo adorar a un Dios que no es el mío,
debo inclinarme a Él que no me alumbra,
obedecer a un jefe que es mi sombra,
soportar burlas de mí, y ya no río.

Al pie del umbral agridulce de mi infierno
sueño cruzarlo para gozar de su calor,
para que ese infierno mitigue mi dolor,
me libre de opresiones, me salve del invierno.

Mi familia no será más víctima del frío,
el fuego alumbrará nuestro camino,
habrá esperanza de lograr mejor destino
al abandonar este ambiente tan sombrío.

Me levanto, una taza de té y mi pan con cancha,
la ropa sucia huele a aquello que yo soy,
la pobreza no me da lo que yo doy.
Cholo soy, de esos que trae la avalancha.

Mi llanto es un gemido de impotencia,
tengo clavado un cuchillo en las costillas,
cargo un bulto que me clava sus astillas,
otra realidad es lo que espero con paciencia.

Largos años, varios siglos de opresión,
muchos muertos han quedado en el camino,
tantos, que pesan en mi andar cansino,
leyes absurdas, alcohol e inquisición.

¿Será su Dios el que trajo la inclemencia?
¿O el opresor será el fruto de sí mismo?

Golpes de pecho al rezar el catecismo,
que dejan al salir, en la puerta de la Iglesia.

Parlantes eternos que hablan de bondad
introducida al interior de una migaja,
satisfacción que llega envuelta en la mortaja,
gloria que me obliga a vivir en soledad.

Soledad interior que son mis labios duros
que han olvidado el poder de la sonrisa,
que nos induce a odiar al que nos pisa,
que nos obliga a ser niños maduros.

No quisiera volverme un ciudadano,
ello me obligaría a ser vulgar bandido,
a darme cuenta que aquí estoy perdido,
pues se traiciona al amigo y al hermano.

Voy caminando sin rumbo en los caminos,
sin norte, al paso de mis ojotas cada día,
por la razón que es el estómago mi guía,
que me grita que busque otros destinos.

La fuerza está en mi corazón y no me rindo,
viene de adentro, de un hígado que llora,
de una raza, que no suplica, que no implora,
de la verdad que ocultan, que comprendo.

Vuelvo a vender papas y choclos con ají,
la pancita al bracero que va con anticucho,
ellos me dicen cuánto vale lo que lucho,
busco trabajo en lo que ando por ahí.

Cómo recuerdo cuando andaba por el prado,
qué feliz era cuando arreaba los carneros,
cuánto añoro caminar por los senderos,
volver por la tarde sin siquiera estar cansado.

Duelen los pies al caminar por la avenida,
soporto cualquier labor que desempeño,
vivo el martirio de trabajar con tanto empeño,
por unos soles, que no calientan la comida.

Pero mis hijos serán el fruto del esfuerzo,
serán la luz que felizmente no me ciega,
veo claro que serán su propia entrega,
para ganar, no sólo un pan, sino el almuerzo.

Serán abogados, ingenieros, profesores,
enseñarán cómo forjar buenos vecinos,
enseñarán a otros que del cruce de caminos,
surge el entendimiento que da nuevos valores.

Hay quien nos usa como medio de venganza,
hay quien nos ve como un rebaño de corderos.
Para la patria siempre somos los primeros,
damos la vida como un grito de esperanza.

Gloria del Inca que forjara el Incanato,
luz del Inti que brillante ilumina cordilleras,
cultura que hace un mundo sin fronteras,
el agua corre, la mano siembra, valor sensato.

Mis hijos cambiarán el poncho por el terno,
cambiarán la barbacoba por la cama,
podrán cambiar la choza por la casa
pero no olvidarán que vienen del infierno.

Forjarán a pulso la verdad de su destino,
por un arco iris viajarán al horizonte,
vencerá cada uno el obstáculo que afronte,
la fuerza de su raza, les hará fácil el camino.

Jamás olvidarán las afrentas de la infancia,
lucharán, olvidarán los deseos de venganza,
hallarán valores que los llenen de confianza,
el amor, la familia y el valor de la constancia.

ROGER L. CASALINO CASTRO | Todos los Derechos Reservados 2015 | AVISO LEGAL
Usted es el visitante Nº 009026